XII Jornadas OPTIMA LAB: Profesionales Explorando Nuevas Rutas

Los pasados días 14, 15 y 16 de enero celebramos las XII Jornadas OPTIMA LAB.

“Quizás él sabía, aunque yo no, que la tierra fue creada redonda para que no podamos ver el final del camino.” Memorias de África

Como en múltiples ediciones, nos reunimos en el Palacio de los Infantes de Euroforum y, como es habitual, «tratamos y cerramos» todos los asuntos que queríamos acometer. Fuimos trabajando de manera adaptativa en nuestros tableros de Trello, eligiendo en cada momento el asunto a tratar, en función del tiempo y la energía mental de la que disponíamos.

En esta ocasión no nos acompañaba Cruz Guijarro, porque ha decidido centrarse en otros proyectos. Aprovecho para desearle mucha suerte y agradecerle su compañía a lo largo de estos años.

Abríamos el encuentro haciéndonos fotos, en Blow Up Studio, de la mano de Xavier Vila. Un gran profesional, y amigo, que domina el arte y la técnica que encierra su profesión. Un hombre capaz de conseguir que un puñado de introvertidos sonría con naturalidad a la cámara ¡Mil gràcies Xavi! Y, mil gracias Cristina García de Quesada por maquillarnos y peinarme para la ocasión.

El ingrediente secreto de estas Jornadas era la incorporación de Sergio Pantiga. Muchos le conoceréis por el fantástico trabajo que hace a diario en la comunidad «Aprendiendo GTD» ayudando a otras personas en su camino por ser GTDistas. ¡Bienvenido, Sergio!

Para mí, las Jornadas casi siempre guardan una pequeña «revelación» y, en esta ocasión, me gustaría compartir con vosotros mi pequeño descubrimiento.

Estas Jornadas me ayudaron a ver con más claridad algo de lo que no era del todo consciente, a pesar de ser una idea que se encierra en una de mis frases preferidas del libro «El principito». La idea es que: «caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos».

Trataré de explicar lo que quiero decir. OPTIMA LAB es un proyecto exitoso, los números lo confirman. Y aunque sin duda son múltiples los motivos que hacen que OPTIMA LAB sea una red productiva que obtiene fantásticos resultados, creo que uno de los factores clave que nos ha permitido ser lo que somos es poner en práctica una competencia clave de la que hablamos en nuestros cursos de formación. Se trata de la «flexibilidad cognitiva».

Los nodos de OPTIMA LAB hacemos por vivir adaptando nuestra conducta y pensamiento a situaciones novedosas, cambiantes y, en muchas ocasiones, inesperadas.

Personalmente, tengo que confesar que, en múltiples ocasiones, vivo esta adaptación con frustración. Con la sensación de estar en un viaje sin final en el que a cada instante aparece «una nueva ruta que explorar», que me aleja más de mi destino.
Pero, en estas Jornadas he comprendido que, aunque parezca una paradoja, explorar nuevas rutas es seguramente uno de los motivos que nos está permitiendo llegar muy lejos.

Y no puedo terminar sin dar las gracias a mis compañeros de viaje: José Miguel, David, Jordi, y Sergio. Mil gracias de corazón. Gracias por vuestra compañía en este viaje tan especial.