#ConfíaEnTusDecisiones: Usando el Efecto Ancla

Hoy escribo sobre un fenómeno que está muy presente en la vida cotidiana y que probablemente conozcas. Se trata del «efecto ancla».

Es un fenómeno del que es difícil escapar y del que se aprovechan, entre otros, los expertos en marketing, ventas y negociación.

Consiste en el hecho de que determinada información, aunque esta sea falsa, fruto del azar o ajena al asunto en cuestión, contamina nuestra opinión o decisión sobre un tema.

Veamos uno de los ejemplos que nos plantea Kahneman en su libro «Pensar rápido, pensar despacio».

  • ¿Tenía Gandhi más o menos de ciento cuarenta y cuatro años cuando murió?
  • ¿Qué edad tenía Gandhi cuando murió?

Probablemente has considerado absurdamente elevada la edad de 144 años y a pesar de eso tu estimación, como la de la mayoría de las personas, sobre la edad en la que murió Gandhi se ha visto afectada al alza.

Esto ocurre porque el «Sistema 1» de pensamiento entiende frases e intenta hacerlas verdad ya que es demasiado crédulo y tiende a dar demasiado crédito a cualquier cosa, a la vez que nuestro «Sistema 2» es susceptible de recibir y aceptar la influencia sesgada de anclas que le ofrece el «Sistema 1», porque hacen que cierta información le resulte más fácil de extraer.

Como decía, son muchas las personas que usan el efecto ancla a nuestro alrededor para «manipularnos» en su beneficio, pero ¿has pensado alguna vez usar el efecto ancla a tu favor?

Te ofrezco dos ideas:

1- Cuando pienses que un asunto «X» tiene pocas soluciones o incluso ninguna solución, escribe en tu lista de siguientes acciones:

– Escribir 15 o 20 posibles soluciones al asunto «X» en cuestión.

Probablemente no consigas llegar a las 20 pero encontrarás muchas más soluciones de las que pensabas.

2- Practica el hábito de escribir y usar la palabra «fácil» siempre que necesites entender algo o que otras personas entiendan algo. Esto hará que el «Sistema 2» de pensamiento esté predispuesto a entender.

¿Se te ocurren 50 ideas más para usar el efecto ancla a tu favor? Seria genial que las compartieras por aquí.

2 comentarios

  1. Hola Paz! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Muy bueno el ejemplo de la edad de Ghandi. Había oído algo al respecto de este efecto, pero tú lo has explicado de forma muy sencilla y clara.
    Muchas gracias, una vez más, por tus artículos. Siempre es un placer leerte.
    Saludos desde Las Palmas!

Los comentarios están cerrados.