#VidaSinEstrés: Recopilando con éxito

Escribía en un post anterior los tres requisitos que hay que cumplir para tener éxito en la captura. Para recopilar con éxito veamos estos tres requisitos con más detalle.

Sácatelo todo de la cabeza

Cuando sacas las cosas de tu cabeza tienes la confianza de que nada que sea posiblemente útil o valioso se perderá, lo que dará la libertad de tener muchas más buenas ideas.
Puedes tener la seguridad de que si no usas las bandejas de entrada para vaciar tu mente estas perderán gran parte de su sentido y utilidad.

Como nos cuenta David Allen, para una persona usuaria de GTD las herramientas de captura son tan indispensables como el cepillo de dientes, el carné de conducir o las gafas.

Ten el menor número de lugares de captura

La idea es sencilla, se trata de tener tantas bandejas de entrada como necesites y las menos posibles.

Es necesario tener a mano, siempre y en cualquier situación, una herramienta de captura que nos permita capturar al instante y fácilmente. Además, ten en cuenta que hay que vaciarlas y si tienes demasiadas te resultará «engorroso» procesarlas todas.

Vacía todas tus bandejas de entrada de manera regular

Es esencial vaciar las bandejas de entrada, es decir, tomar decisiones sobre todas y cada una de las cosas que hay en ellas, así como organizar la información y los recordatorios donde corresponda.

Es probable que no vaciemos todas las bandejas con la misma periodicidad. Por ejemplo, yo aclaro y organizo mi email varias veces al día y tan solo una vez a la semana mi buzón de correos de casa.

Nos dice David Allen que, si no adquirimos el hábito de pensar y tomar decisiones sobre el contenido de tus bandejas, estas acabarán convirtiéndose en un montón de «material amorfo»

Personalmente creo que vaciar las bandejas de entrada es uno de esos hábitos de GTD que nos ayudan a sentirnos mucho mejor, porque cuando las vaciamos, sabemos lo que contenían y hemos tomado decisiones sobre cada uno de sus elementos . Una bandeja de entrada vacía es una bandeja libre de «incompletos».

Como ves se trata de tres principios claros, sencillos y fáciles de poner en práctica.