Categorías
Series

#ConfíaEnTusDecisiones: ¿Es rentable actuar de forma justa?

¿Te has preguntado alguna vez si es rentable actuar de forma justa? ¿Crees que castigamos las injusticias o simplemente las aceptamos y olvidamos?

Para responder a esta cuestión es importante analizar lo que entendemos por justo.

Te propongo que, para empezar, pienses lo que responderías a esta encuesta.

Una ferretería ha estado vendiendo palas para la nieve por 15€. Llega una gran tormenta de nieve, y a la mañana siguiente la ferretería sube el precio a 20€. ¿Cómo calificaría esta acción?
  1. Perfectamente lícita
  2. Aceptable
  3. Injusta
  4. Muy injusta

Si eres como la mayoría de las personas, has optado por la respuesta tres o por la cuatro. El 82% de las personas consideramos injusta o muy injusta esta forma de actuar.

Nos dice Kahneman que las personas, por ejemplo, consideramos injusto que una empresa se aproveche de su poder para rescindir contratos informales con trabajadores o para imponer a sus clientes una pérdida con el fin de incrementar sus beneficios.

Se considera injusto que las empresas impongan pérdidas a sus clientes o a sus trabajadores a menos que no tengan más remedio que hacerlo para proteger sus propios derechos.

Por otro lado, no nos parece injusto que las organizaciones que se encuentran con dificultades actúen de modo egoísta. Además, aunque nos parece más justo que las empresas compartan sus beneficios cuando les va bien no las tachamos de injustas si no los comparten.

Parece que las personas marcamos un punto de referencia a la hora de decidir lo que es justo o injusto, y determinar ese punto de referencia es importante para saber si actuamos de forma justa.

Ahora bien, ¿es lo injusto económicamente relevante? ¿los comerciantes que adoptan políticas injustas respecto a los precios pueden ver cómo sus ventas se reducen? ¿afecta la justicia a la productividad de las organizaciones?

Sí, hoy sabemos que es más rentable actuar de forma justa porque nuestro «Sistema 1» tiende a la búsqueda del castigo cuando percibe injusticias.

Se ha visto que cuando las personas sufrimos, u observamos, comportamientos injustos de un proveedor reducimos nuestras compras futuras a dicho proveedor.

También sabemos que los empresarios que se alejan de las reglas de lo que consideramos justo son penalizados con una baja productividad.

Los neuro-economistas —científicos que combinan la economía con el estudio del cerebro— han utilizado aparatos de resonancia magnética para examinar los cerebros de personas que demandan castigar a un extraño por haber sido injusto con otro extraño. Las imágenes muestran que el castigo altruista conlleva a un incremento de la actividad en los «centros de placer» del cerebro.

Nos dice Kahneman que la penalización altruista podría muy bien ser el aglutinante que mantiene la cohesión social.

Por el contrario, parece que nuestro cerebro no está diseñado para premiar la generosidad con tanta determinación como para castigar la mezquindad. Una vez más vemos cómo lo malo es más fuerte que lo bueno.

Mi recomendación de esta semana es que trates de actuar de forma justa— además de porque creo que es más humano— porque es más rentable y afecta positivamente a la productividad.

Categorías
Off-topic

Feliz Navidad

Categorías
Series

#VidaSinEstrés: Mejora tu productividad personal de abajo arriba

Existen diferentes enfoques desde los que trabajar la productividad personal.

“Centrarse en valores no simplifica tu vida. Le da sentido y dirección… y mucha más complejidad.” ~ David Allen

David Allen defiende el valor práctico de trabajar en la mejora de la productividad personal de abajo arriba, esto es, empezando por el nivel más bajo y cotidiano de la actividad y los compromisos.

Nos dice que, aunque desde un punto de vista intelectual, la forma más adecuada debería ser la de trabajar de arriba abajo:

El enfoque de abajo arriba suele ser más efectivo porque la mayoría de las personas están tan enredadas en sus compromisos cotidianos que no disponen de tiempo, ni de «espacio mental» suficiente, para centrarse en conceptos más elevados.

La idea que nos transmite David Allen es que estamos mucho mejor preparados para llevar a la práctica un pensamiento centrado en las cuestiones más elevadas cuando tomamos el control de nuestra actividad diaria.

Cuando estamos demasiado ocupados con nuestros compromisos es realmente difícil centrarse en horizontes más amplios. Por el contrario, cuando mantenemos controlado el flujo de trabajo experimentemos una mayor creatividad, tenemos más capacidad de concentración y es habitual que aparezca el deseo de afrontar nuevos retos.

Tener claridad sobre los diferentes niveles de perspectiva nos ayuda a tener comportamientos más proactivos, pero no es suficiente con tener una visión, también hay que conseguir que las cosas se hagan.

No basta con mirar los peldaños: hemos de poder subir las escaleras.

Categorías
Crónicas

XI Jornadas OPTIMA LAB: Comprometidos con una visión

Estas son mis crónicas de las XI Jornadas

La vida empieza al final de tu zona de confort. Así que, si te estás sintiendo incómodo ahora mismo, que sepas que el cambio que está sucediendo en tu vida es un principio, no un final.” Neale Donald Walsch

Los pasados días 11 y 12 se celebraron en Ámsterdam las XI jornadas OPTIMA LAB.

A continuación, los días 13 y 14 asistimos a la GTD® Conference junto a los representantes de la Formación GTD® oficial de otros 26 países y David Allen acompañado de su equipo y su perrita 😊

Sobre las jornadas OPTIMA LAB me gustaría deciros que, como de costumbre, trabajamos en nuestros tableros de Trello, en función de tiempo y energía, y fuimos “triturando” cada uno de los asuntos a los que nos fuimos enfrentando.

Las ideas, para mí, más significativas de estas jornadas son:

  • Hacer con sentido. Un mantra esencial para cualquier trabajador del conocimiento
  • Mejorar en claridad conceptual. Tener claridad es imprescindible tanto para la formación como para la consultoría o la venta
  • Foco. Con un doble significado, por una parte, estar enfocado y presente en aquello que estás haciendo y, por otro lado, tener un compromiso firme con este proyecto. Como decía Jordi, estamos jugando en la «Champions».
  • Proactividad. Centrarnos en nuestro círculo de influencia y no dejar que los temas se demoren.

Sobre la GTD® Conference:

El primer día pudimos disfrutar del estreno del Nivel 3 (Focus & Direction) de la mano de David Allen y Ana Maria. La parte más dulce fue poder disfrutar de David Allen en acción. La parte más estimulante empieza ahora, y es el trabajo al que nos enfrentamos para hacer llegar a nuestro mercado una experiencia formativa aún mejor. Un Nivel 3 en sintonía con los estándares de OPTIMA LAB.

El segundo día de la GTD® Conference nos compartieron datos concretos de crecimiento, penetración de mercado y las expectativas de futuro de la Formación GTD® oficial. Pudimos comprobar con números que GTD® es indiscutiblemente el estándar en productividad personal a nivel mundial.

Y me siento especialmente feliz de contaros que OPTIMA LAB recibió un premio por ser uno de los países con mayor penetración de mercado a nivel mundial en el último año.

Han sido cuatro días muy intensos en los que he vuelto a sentir que OPTIMA LAB es un proyecto imparable y altamente exigente. Un proyecto del que me siento orgullosa y agradecida. Una Red Productiva que me empuja a ser mejor profesional cada día y en ocasiones, lo hace con tanta fuerza que pienso que voy a perder el equilibrio. Pero aquí sigo con el firme propósito de seguir creciendo como profesional y, por supuesto, como persona.

Categorías
Series

#VidaSinEstrés: Compromisos y buenas intenciones

¿Cómo gestionas tus compromisos?

Una perogrullada básica que he aprendido después de décadas de consultoría y de formar a miles de personas, es que la mayor parte del estrés que padecen proviene de la gestión inadecuada de los compromisos que crean o aceptan. Incluso los que no están conscientemente «estresados». También ellos invariablemente experimentarán más relajación. Experimentan mejor concentración y una energía productiva mejorada cuando aprenden a controlar con más eficacia los «asuntos pendientes» de sus vidas.” David Allen

Nos dice David Allen que manejar correctamente todos nuestros compromisos exige que llevemos a cabo algunas actividades o conductas básicas.

  1. Sacarlos de la cabeza y capturalos en un lugar de confianza al que volveremos para pensar sobre ellos.
  2. Regularmente aclararlos con precisión y decidir si estamos o no comprometidos. En caso de estar comprometidos también hay que decidir qué, en concreto, haremos para conseguir avanzar con los temas.
  3. Después de decidir sobre las acciones que debemos tomar las tendremos que organizar. Colocaremos la información y los recordatorios de nuestras decisiones en un sistema que revisaremos habitualmente.

Desde mi punto de vista, todos nos encontramos con dificultades para gestionar compromisos. Pienso que la más frecuente es precisamente decidir si tenemos, o no, un compromiso firme al respecto.

Pienso que todas las personas, con mayor o menor medida, nos autoengañamos un poquito y cargamos nuestros sistemas de productividad personal con siguientes acciones que nunca llevaremos a cabo, porque realmente no tenemos un compromiso firme de hacer algo al respecto.
Simplemente evitamos decidir «no hacer» porque sabemos que nuestras ajetreadas vidas nos ayudarán a tomar esa decisión por nosotros.

Hacer un ejercicio serio y maduro para decidir adquirir, o no, el compromiso de hacer algo con nuestras capturas, es imprescindible si queremos que nuestras listas de «siguientes acciones» sigan siendo fiables y no se conviertan en listas de «ciencia ficción».

Además, si usas GTD®, sabes que cuentas con la posibilidad de organizar los elementos, sobre los que no tienes claro tu compromiso y deseas posponer esa decisión, en una lista «algún día tal vez».

Dicen que el infierno está lleno de buenas intenciones. Sí usas GTD®, serán tus listas «algún día tal vez» las que estarán llenas de buenas intenciones, mientras que tus listas de «siguientes acciones» contendrán únicamente firmes compromisos.