Categorías
Off-topic

Redes Productivas Te Desea Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo

Categorías
Off-topic

Feliz Navidad

Categorías
Series

#ConfíaEnTusDecisiones: Experiencia óptima es concentración sin esfuerzo

Todos podemos tener experiencias de concentración sin esfuerzo.

“Afortunadamente, el trabajo cognitivo no siempre suscita aversión. Las personas a veces le dedican considerables esfuerzos durante largos períodos de tiempo sin tener que poner mucha fuerza de voluntad.

El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi ha hecho más que nadie por estudiar este estado de atención sin esfuerzo, y el nombre que propuso para el mismo, fluir, forma ya parte del lenguaje psicológico.

Las personas que experimentan ese fluir lo describen de una foram muy concreta. Dicen que es un estado de concentración sin esfuerzo y tan profundo que pierden su sentido del tiempo y de sí mismas. Se olvidan de sus problemas. Sus descripciones de la felicidad de tal estado son tan convincentes que lo ha llamado «experiencia óptima».”Daniel Kahneman

Nos dice Daniel Kahneman que ese estado al que llamamos «experiencia óptima» separa nítidamente las dos formas de esfuerzo: la concentración en una tarea y el control deliberado de la atención.

En el estado de fluir, se mantiene la atención concentrada en actividades absorbentes y no se requiere ejercer autocontrol alguno, pues se liberan los recursos precisos para la tarea.

Mihaly Csikszentmihalyi, buscando comprender el fenómeno de la felicidad, llevó a cabo un estudio durante 12 años. Realizó entrevistas, cuestionarios e hizo muestreos de experiencia para comprender mejor las actividades que producían el disfrute. Analizó la forma en que se sentían las personas cuando disfrutaban.

La conclusión a la que llegó me parece fascinante. Tras analizar los resultados observó que todos describimos de forma muy similar las experiencias óptimas. Las describimos de forma similar independientemente de nuestro origen, edad, rasgos culturales, o del tipo de actividad que realicemos.

La experiencia óptima es ese momento en el que las personas estamos tan involucradas en una actividad que su realización es intrínsecamente gratificante y nada más parece importarnos. El ser humano responde a unas características universales y que las personas lo describimos como un estado de felicidad.

Para mí, este estado de flujo es similar a lo que David Allen llama «la mente cómo el agua», refiriéndose a ese estado mental relajado que alcanzamos cuando nuestra atención es plena y nuestra mente reacciona de forma idónea, al igual que lo hace el agua.

«Fluir» es un estado cargado de satisfacción y emociones positivas que todos nosotros podemos disfrutar tanto en nuestra vida personal como profesional. La buena noticia es que podemos entrar en ese estado de flujo de forma voluntaria.

Nosotros también podemos alcanzar ese estado de flujo al llevar a cabo nuestras siguientes acciones al Igual que un cirujano puede llevar a cabo una complicada operación con atención plena en su trabajo, viviéndolo como algo placentero sin aburrimiento ni ansiedad ni cansancio.

Para conseguirlo, necesitamos tener lo que en GTD® llamamos control y perspectiva, algo al alcance de cualquier persona, por medio de la adopción y puesta en práctica de hábitos sencillos. ¿Te animas?

Si quieres saber más sobre el estado de flujo, te animo a que veas este programa «Aprender A Fluir Capítulo REDES 374».

Categorías
Metodologías

Perspectiva, ¿por dónde empiezo?

La perspectiva nos permite ser personas más efectivas

La forma en la que David Allen expone los horizontes de enfoque en sus libros es de abajo hacia arriba. Es decir, empieza hablando de «la pista de aterrizaje». Posteriormente,  y de forma ordenada, sigue avanzando en altitud por los distintos nieves, hasta llegar al nivel más alto de perspectiva, «los quince mil metros», que comprende tanto el propósito como los principios.

Para mí, el camino más natural para acercarme a la perspectiva es empezar por el propósito y los principios para luego seguir bajando, de forma desordenada, por el resto de los niveles.

Por eso me planteo empezar a profundizar en la perspectiva desde el nivel superior y empezar compartiendo de nuevo un post que escribí hace años sobre el propósito. Espero que mi manera de aproximarme a la perspectiva te resulte enriquecedora y que me acompañes en este camino.

“Obsérvate sin ceguera y di con precisión y coraje lo que estás sintiendo”. Sócrates

Tanto yo misma, como la gran mayoría de los coaches que conozco, dedican un espacio en sus programas de coaching a facilitar el que las personas expresen con palabras su propósito.

Tener claridad sobre nuestro propósito, además de otros beneficios, es de vital importancia para ser personas productivas. Conocerlo evitará que estemos perdiendo el tiempo haciendo cosas que no tienen sentido, mientras dejamos de hacer otras muchas más importantes para nosotros. De hecho, uno de los motivos por los que GTD me parece una metodología realmente innovadora, frente a los antiguos métodos de gestión del tiempo, es precisamente porque al control que aportan los cinco pasos le añade el modelo de seis niveles de perspectiva, creando así un sistema completo que permite a las personas tomar mejores decisiones.

El propósito en GTD se encuentra en el sexto de los niveles de perspectiva. David Allen lo expresa en términos análogos a la altitud, de 15.000 metros o más, en el vuelo de un avión.

Yo diría que ser felices es, probablemente, el propósito fundamental de la mayoría de nosotros. Cuando vivimos nuestro propósito sentimos una profunda sensación de bienestar. Te propongo profundizar más en este asunto para que el propósito nos aporte información relevante y útil.

Simplemente observando, podemos ver que cada uno tenemos distintas formas de ser felices, distintas prioridades, metas, sueños, circunstancias, objetivos… Y diferentes identidades, que dan lugar a distintas formas de hacer, que a su vez hacen que expresemos de formas diferentes nuestro propósito. Es por esto que, para que la declaración de nuestro propósito nos aporte información útil para nuestro día a día, ésta deba estar asociada, por lo menos, a tres ideas fundamentales:

  • La felicidad entendida como profunda sensación de bienestar.
  • La necesidad de hacer algo significativo, entendido como algo que tiene valor, que trasciende, que sirve para algo más grande que uno mismo.
  • Y, por último, con hacer algo que sintoniza con nuestra propia identidad, con nuestros valores y con nuestra forma de entender el mundo y a nosotros mismos.

Dar respuesta a nuestro propósito teniendo en cuenta estos tres ingredientes, además de ser muy motivador para muchos de nosotros, nos aportará tranquilidad, claridad y precisión a la hora de tomar decisiones.

Tener un sistema fiable, que proporciona control en todos nuestros frentes abiertos, y además nos permite actuar en sintonía con nuestro propósito, hace que “la mente como el agua” deje de ser una idea abstracta para ser una consecuencia lógica.

Porque, para mí, GTD no va de hacer muchas o pocas cosas. Eso dependerá de las circunstancias de cada persona. GTD va de recuperar el control sobre nuestras vidas, de tomar mejores decisiones, de vivir sin estrés y con la seguridad de tener nuestros compromisos perfectamente controlados.

 

 

Categorías
Crónicas

VI Jornadas OPTIMA LAB: Trabajo efectivo en red

VI Jornadas OPTIMA LAB: Trabajo efectivo en red.

“La red es mucho más que un medio de comunicación; es un medio de interacción personal, organización, relación de larga distancia, y una forma, una cierta atmósfera en la que vida personal y digital están integradas. Ya no vivimos en un mundo físico o virtual, sino en un mundo híbrido que participa de ambas esferas.” Manuel Castells

En OPTIMA LAB seguimos avanzando, aprendiendo, trabajando y, como en años anteriores por estas fechas, celebrando nuestras Jornadas de Innovación en el Palacio de los Infantes del Euroforum.

Esta vez, celebrábamos las sextas jornadas y, como en ocasiones anteriores, alguien – no recuerdo quien – dijo una frase. Una frase que se repite, y se ha repetido, en todas y cada una de nuestras jornadas. Una frase que parece estar grabada a fuego en nuestras mentes. Esa frase es «está todo por hacer». Cierto, pero, por primera vez, empiezo a pensar, tras estas jornadas, que aunque hay mucho por hacer, también hay muchas cosas hechas.

Han pasado muchas cosas desde septiembre del 2014, cuando nos presentamos como una Comunidad de Práctica (CoP) que innova en productividad personal y organizativa.

Las personas que formamos OPTIMA LAB hemos trabajando desde entonces para, «sin caer en la utopía, llevar las cosas desde la imaginación a la evidencia». Algunas de las cosas que han pasado a día de hoy son:

  • OPTIMA LAB se define como una red productiva que ayuda a personas y organizaciones a ser más efectivas para lograr sus resultados por medio del aprendizaje basado en la experiencia y nuevas metodologías centradas en las personas.
  • Tenemos procedimientos efectivos de trabajo en red y una forma de gestión efectiva de reuniones que nos permiten seguir consiguiendo resultados.
  • Somos los distribuidores oficiales para España de GTD®, el nuevo estándar en productividad personal, y de OPTIMA3®, la metodología de efectividad personal de vanguardia.
  • Seguimos empeñados en ofrecer valor real a la sociedad y nos sentimos satisfechos manteniendo relaciones de confianza y colaboración, a largo plazo, con los clientes.

Sobre lo vivido en estas últimas jornadas, os contaré que he echado mucho de menos a Jesús Serrano, quien ha decidido tomar oxígeno y recuperar el equilibrio. También, que fue todo un placer desvirtualizar a Alberto Almoguera, blogger de productividad, y que me siento afortunada por haber pasado estos días con mis compañeros y amigos de OPTIMA LAB: Jerónimo, Antonio José, David, Cruz y José Miguel.

Sobre lo que hemos estado haciendo estos días, destacaría lo aprendido, de la mano de Jerónimo, sobre el taller de oficial de GTD®. Lo interesante y enriquecedor del trabajo que nos presentó Antonio José Masiá sobre nuestros niveles de felicidad en el trabajo, por medio de la metodología del iOpener Institute, y que quedé encantada y con ganas de que María Montaña Redondo nos contara aún más cosas sobre el dress-code.

Además, en esta ocasión, tuvimos un fantástico cierre de la mano de Oscar Moussa, que ha hecho un gran trabajo con este video-resumen de estas jornadas. Espero que os guste.

Puedes leer más crónicas en:

VI Jornadas OPTIMA LAB: knowmads en acción
VI Jornadas OPTIMA LAB: Las personas son la caña
VI Jornadas OPTIMA LAB: Haciendo bien las cosas correctas
VI Jornadas OPTIMA LAB: Esencia de Efectividad
Y próximamente en Experiencia Productiva