Categorías
Series

#ConfíaEnTusDecisiones: Experiencia óptima es concentración sin esfuerzo

Todos podemos tener experiencias de concentración sin esfuerzo.

“Afortunadamente, el trabajo cognitivo no siempre suscita aversión. Las personas a veces le dedican considerables esfuerzos durante largos períodos de tiempo sin tener que poner mucha fuerza de voluntad.

El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi ha hecho más que nadie por estudiar este estado de atención sin esfuerzo, y el nombre que propuso para el mismo, fluir, forma ya parte del lenguaje psicológico.

Las personas que experimentan ese fluir lo describen de una foram muy concreta. Dicen que es un estado de concentración sin esfuerzo y tan profundo que pierden su sentido del tiempo y de sí mismas. Se olvidan de sus problemas. Sus descripciones de la felicidad de tal estado son tan convincentes que lo ha llamado «experiencia óptima».”Daniel Kahneman

Nos dice Daniel Kahneman que ese estado al que llamamos «experiencia óptima» separa nítidamente las dos formas de esfuerzo: la concentración en una tarea y el control deliberado de la atención.

En el estado de fluir, se mantiene la atención concentrada en actividades absorbentes y no se requiere ejercer autocontrol alguno, pues se liberan los recursos precisos para la tarea.

Mihaly Csikszentmihalyi, buscando comprender el fenómeno de la felicidad, llevó a cabo un estudio durante 12 años. Realizó entrevistas, cuestionarios e hizo muestreos de experiencia para comprender mejor las actividades que producían el disfrute. Analizó la forma en que se sentían las personas cuando disfrutaban.

La conclusión a la que llegó me parece fascinante. Tras analizar los resultados observó que todos describimos de forma muy similar las experiencias óptimas. Las describimos de forma similar independientemente de nuestro origen, edad, rasgos culturales, o del tipo de actividad que realicemos.

La experiencia óptima es ese momento en el que las personas estamos tan involucradas en una actividad que su realización es intrínsecamente gratificante y nada más parece importarnos. El ser humano responde a unas características universales y que las personas lo describimos como un estado de felicidad.

Para mí, este estado de flujo es similar a lo que David Allen llama «la mente cómo el agua», refiriéndose a ese estado mental relajado que alcanzamos cuando nuestra atención es plena y nuestra mente reacciona de forma idónea, al igual que lo hace el agua.

«Fluir» es un estado cargado de satisfacción y emociones positivas que todos nosotros podemos disfrutar tanto en nuestra vida personal como profesional. La buena noticia es que podemos entrar en ese estado de flujo de forma voluntaria.

Nosotros también podemos alcanzar ese estado de flujo al llevar a cabo nuestras siguientes acciones al Igual que un cirujano puede llevar a cabo una complicada operación con atención plena en su trabajo, viviéndolo como algo placentero sin aburrimiento ni ansiedad ni cansancio.

Para conseguirlo, necesitamos tener lo que en GTD® llamamos control y perspectiva, algo al alcance de cualquier persona, por medio de la adopción y puesta en práctica de hábitos sencillos. ¿Te animas?

Si quieres saber más sobre el estado de flujo, te animo a que veas este programa «Aprender A Fluir Capítulo REDES 374».

Categorías
Crónicas

#CaféyProductividad: Mi punto de vista

El pasado sábado 21 estuve en el CaféyProductividad de Otoño 2017.

Este evento, que organizan Jeroen Sangers, Jordi Sánchez y Daniel Aguayo desde hace años, se celebró en esta ocasión en Madrid, en las fantásticas instalaciones de Liferay.

Pasé una productiva mañana de sábado disfrutando con la conversación que mantuvimos los 10 bloggers que nos reunimos para compartir nuestros puntos de vista sobre productividad y efectividad.

De forma animada, en este CaféyProductividad, cada uno de nosotros fuimos compartiendo y escuchando los distintos puntos de vista sobre tres temas. Puedes leer sobre lo que allí se dijo en la crónica que ha escrito Vanesa Tejada. Mi intención en este post no es contar lo que allí se dijo, sino compartir mi punto de vista sobre los temas que allí se trataron.

Estrategias que pueden ayudar a que las personas adquieran hábitos productivos tras una formación en productividad personal

Es importante ofrecer la posibilidad de realizar reuniones de acompañamiento para que las personas que quieren adquirir los hábitos sientan que no están solos, sino que cuentan con alguien que les puede ayudar a aclarar posibles dudas y con quien compartir sus experiencias y logros a lo largo de su camino de aprendizaje.

Por otro lado, también es importante facilitar material de referencia para que las personas puedan profundizar, a su ritmo, y ampliar la información adquirida en un curso.

Y, por supuesto, en relación con el aprendizaje concreto de la metodología GTD®, tengo que decir que si quieres tener la seguridad de que estas adquiriendo los hábitos y comportamientos correctos para usar GTD®, mi recomendación es que hagas formación oficial GTD®, la única formación que te asegura que es GTD® de verdad y no una interpretación más o menos acertada de la metodología.

Existen unos principios universales de la productividad/efectividad personal

Al margen de hacer una lista exhaustiva de todos ellos, mi respuesta es sí, sin ninguna duda, existen. Creo que todas las personas – TODAS – somos más efectivas, por ejemplo, cuando:

  • Trabajamos sin interrupciones, en espacios libres de distracciones
  • Prestamos atención a lo que estamos haciendo
  • Aprovechamos nuestra «energía mental»
  • Pensamos antes de hacer
  • Antes de hacer, definimos qué tenemos que hacer y cuándo estará hecho

En definitiva, aunque no haya ningún «manifiesto» al respecto – al lo menos que yo sepa – todas las personas experimentamos que mejora nuestra efectividad cuando actuamos de unas formas concretas. Los principios sobre los que se asientan esos comportamientos son precisamente los principios universales de la efectividad personal.

Objetivos: Cuál es el punto óptimo a la hora de definirlos

Sin entrar en los objetivos que nos vienen impuestos por agentes externos (estos llegan como llegan), para mí lo más importante a la hora de expresar un objetivo que yo me he marcado es que:

  • Me resulte motivador
  • Me dé información de lo que quiero conseguir
  • Tenga asociado acciones concretas para ejecutarlas en mi día a día

Cómo puedes ver, no necesito poner fechas que me angustien, ni machacar mi autoestima por no hacer lo que no he podido hacer.

Lo que sí hago es revisar mis objetivos periódicamente y observar la tendencia, es decir, si mis acciones me acercan o me alejan de ellos. También busco maneras que me ayuden a conseguir mis objetivos con una actitud positiva.

En resumen, los objetivos nos deben ayudar a tener la vida que queremos en lugar de convertirse en una fuente adicional de presión y frustración.

 

Para cerrar, os mando un fuerte abrazo tod@s los que allí estuvisteis y un especial agradecimiento a los organizadores del CaféyProductividad 2017 . Espero que volvamos a vernos.

Categorías
Series

Se+eficaz 37: La mejor manera de usar tu mente

¿Sabes cuál es la mejor manera de usar tu mente?

“La mente y, muy particularmente, la memoria, no funciona como un ordenador con sus archivos para cada cosa. No sabemos dónde archivar las experiencias en la memoria. Cuando queremos recordar algo, resulta que no está en ninguna parte; o está en todas. Aparece de pronto y basta.” Eduard Punset

Es mejor usar nuestra mente para pensar sobre nuestro trabajo que para recordar nuestro trabajo.

La mente es realmente mala recordando cosas, pero es muy buena revisando opciones, reconociendo patrones, buscando soluciones, creando alternativas y resolviendo posibles dificultades.

Si destinamos parte de la capacidad del cerebro a que nos recuerde las cosas, estamos obligando a nuestro cerebro a hacer algo para lo que no está diseñado y que se le da mal, estamos desaprovechando parte de su potencial y estamos haciéndole consumir energía en procesos de poco valor.

En el momento en el que liberamos a nuestra mente del trabajo de recordarnos los múltiples asuntos que todos tenemos y le permitimos que haga lo que se le da bien, que es pensar, ese gran recurso que es nuestra mente obtendrá mejores resultados con mucho menos esfuerzo.

GTD® nos ayuda a llevar a cabo una gestión eficaz de todos nuestros compromisos, gracias a que permite mantener estos compromisos fuera de nuestra cabeza.

Aprender un sistema de productividad personal se parece mucho a aprender a conducir un coche o a aprender un idioma. Por una parte, el éxito para conseguirlo se basa fundamentalmente en ser tenaz en el proceso de aprendizaje. Por otra parte, lo realmente significativo no es el conocimiento sino las posibilidades que nos brinda tener este conocimiento.

Cuando cambias tus hábitos, y tienes un sistema de productividad personal fiable, cuentas con un sistema de confianza que libera a tu mente del agotador trabajo de tener que recordarlo todo, lo que te brinda la oportunidad de poder dedicar tu mente a lo que tú realmente quieras.

Categorías
Crónicas

OPTIMA LAB: V Jornadas en Innovación en Efectividad Personal y Organizativa

V Jornadas en Innovación en Efectividad Personal y Organizativa

OPTIMA LAB es una red productiva que ayuda a personas y organizaciones a ser más efectivas para lograr sus resultados por medio del aprendizaje basado en la experiencia.

Los pasados días 17, 18 y 19 de diciembre tuvieron lugar las V Jornadas de OPTIMA LAB, en Euroforum. En el Palacio de Los Infantes de San Lorenzo del Escorial.

Desde el comienzo de esta aventura hemos trabajado combinando el trabajo en remoto con el trabajo presencial y hemos ido contando, en nuestros blogs, nuestras experiencias personales por medio de crónicas sobre cada una de las jornadas.

En esta ocasión quiero aprovechar mis crónicas sobre las V Jornadas de OPTIMA LAB para compartir con vosotr@s tres reflexiones personales. Pensamientos fruto de haber pasado trabajando estos tres días, codo con codo, con mis compañeros de OPTIMA LAB.

  1. La primera de todas es que «trabajar» cuando lo hago con amigos es sinónimo de «jugar», en el sentido en el que nos hablan los expertos en Gamificación. Sospecho que no soy la única persona que, cuando se siente rodeada de personas con las que conecta desde una perspectiva humana, aumenta su motivación, su nivel de esfuerzo, su creatividad y su concentración.
  2. La segunda es que las redes productivas pueden colonizar territorios hasta ahora ocupados por empresas tradicionales. Sé que no somos los únicos. Y que aún somos pocos los que hemos optado por trabajar en red. Pero, a día de hoy, estamos demostrando que podemos competir y ser la opción preferente. Como dice Seth Godin, «cuando pones tus ideas en el mundo, es entonces y sólo entonces cuando sabes de verdad si son reales«.
  3. Y, por último, que existe la innovación por entusiasmo. Que básicamente significa que, cuando deseas hacer algo, buscas la forma de conseguirlo. Y nosotros, para trabajar en red y hacerlo de forma efectiva, seguimos buscando, observando, hibridando, experimentando y creando procedimientos que nos permiten aprender por el camino y conseguir resultados.

Si tienes curiosidad y quieres saber más sobre nuestras jornadas, puedes leer las crónicas de mis compañeros. Algunos ya las han escrito y otros escribirán sus crónicas en los próximos días. En cualquier caso, podrás leer más sobre las V Jornadas de innovación en efectividad personal y organizativa en los blogs de Antonio José Masiá, Cruz Guijarro, David Sánchez, Jerónimo Sánchez, Jesús Serrano y José Miguel Bolívar.

Categorías
Metodologías

Redes Productivas: Configuraciones muy Humanas

Redes Productivas: Configuraciones muy Humanas

«La red es la configuración en la que somos plenamente humanos, ya que hace posible que encontremos identidad y dirección sin renunciar un ápice a nuestra autonomía. La red es la única configuración en la que es posible brillar con luz propia al mismo tiempo que otros también lo hacen»  Eugenio Moliní

Como os contaba recientemente, entre mis proyectos está aplicar el Modelo de Roles de Belbin. El objetivo es identificar los comportamientos más eficaces para el trabajo en red. Estoy aprovechando para practicar y aprender con los nodos de OPTIMA LAB.

El modelo de los Roles de Belbin es un recurso muy apropiado para entornos de red, por varios motivos. Por una parte, porque los estudios de Meredith Belbin nacen en un entorno académico. Entornos, que además eran no jerárquico y que, por tanto, podría ser considerado como un modelo de trabajo en red. Por otra parte, porque Meredith Belbin llega a la conclusión de que la clave para obtener buenos resultados está más en la diversidad de los roles que en las personas involucradas en cualquier proyecto. Esto pone en entredicho el estereotipo del líder clásico que, como superior, dirige a subordinados, delega y, en definitiva, interfiere en el trabajo de los otros, para defender un modelo en el que los resultados se obtienen por medio del liderazgo compartido y distribuido entre las personas involucradas en el proyecto. De hecho, en el modelo de Roles de Belbin todos, los 9 roles, son igual de importantes y necesarios.

El objetivo de las prácticas que estoy llevando a cabo es aprender a ser más productivos a la hora de enfrentarnos a un proyecto como red. La experiencia está siendo realmente satisfactoria por ahora. Mi experimento más reciente ha sido llevar a cabo un análisis aplicando el modelo de roles de Belbin a los nodos de la red OPTIMA LAB.

Hace un par de semanas, empezamos todos haciendo los test y después compartí los resultados con toda la red. Charlar abiertamente, en un entorno seguro, de respeto y aceptación, nos ha ayudado a conocernos mejor y a valorar y reconocer la contribución de los que son distintos a nosotros. Hemos hablado sobre nuestras fortalezas y también sobre todas esas cosas que nos gusta hacer y que además hacemos bien y ofrecemos a la red. Del mismo modo, hemos compartido impresiones sobre esos otros roles en los que nos sentimos inseguros, o que no nos gustan, y para los que sabemos que hay personas de la red que son mejores que nosotros. También hemos compartido nuestras experiencias sobre cómo nuestras aportaciones pueden resultar fantásticas o  inapropiadas dependiendo de la fase del proyecto en la que nos encontremos.

A partir de los resultados de los test, hemos podido comprobar lo que intuíamos, es decir, que somos un grupo de personas innovadoras, imaginativas, y con ganas de cambiar las cosas. Según la propia expresión del informe Belbin, la mayoría de nosotros somos «agentes de cambio» natos. Según ese mismo informe, somos una red equilibrada y con gran variedad en las cualidades de las personas que la forman. Además, reunimos las condiciones para ser una red productiva de alto rendimiento, ya que contamos con todos los roles necesarios para conseguir buenos resultados.

Es un primer paso pero estoy muy ilusionada con el futuro. Seguiremos dando pasos hacia delante. Tenemos muchas ganas de hacer cosas. Pensamos que un cambio que necesitan las organizaciones es el de la productividad centrada en las personas.