Categorías
Off-topic

Optimismo frente al futuro del trabajo

Para escuchar sobre el futuro del trabajo el pasado 5 de marzo asistí a la presentación del informe “Los trabajadores españoles ante la automatización”. Un estudio elaborado por el observatorio Future for Work Institute (FFWi), la Universitat Oberta de Catalunya, el sindicato UGT y Randstad.

Me resultó muy interesante, y os recomiendo que escuchéis el Podcast y leáis las reflexiones de este estudio, que podéis encontrar aquí:

Lo que más me llamó la atención del estudio es que no parece que las personas estemos muy preocupadas por la automatización de los puestos de trabajo. Frente a la pregunta: ¿Me preocupa que lo que hago ahora en mi trabajo puede ser reemplazado por máquinas o software? sólo 1 de cada 5 personas respondimos que nos sentimos amenazadas.

Me llama mucho la atención, porque si me pongo a pensar en mi trabajo, o en el de las personas que me rodean, al margen de que piense que las máquinas lo puedan hacer mejor o peor, creo que total o parcialmente el trabajo se verá afectado por las máquinas.

Tal vez esté marcada porque últimamente he visto una serie, The Umbrella Academy, en donde «la madre» es un robot programado para cuidar a toda costa a «sus hijos», este ficticio robot es tenaz, dulce, paciente, inasequible al desaliento, además demuestra conocimientos de la psicología, medicina, cocina y cualquier destreza que pueda necesitar para cuidar de unos niños. Da qué pensar ¿verdad?

No sabemos lo que nos deparará el futuro, ni hasta qué punto la robotización cambiará el mundo en el que vivimos, ni cuándo ocurrirá.

Aunque desconocemos muchas cosas, no podemos negar que estamos en una situación de cambio importante y creo que la mayoría de las personas nos encontramos frente al habitual y peligroso sesgo optimista.

Como nos dice Tali Sharot, tenemos una tendencia optimista sobre nosotros mismos y nuestro futuro.

Aunque ser optimista está bien porque hace que nos sintamos mejor, más felices y con menos estrés, el problema está en que, si no nos sentimos amenazados, probablemente no hagamos nada.

En mi opinión, el cien por cien del trabajo que hacemos las personas se verá afectado parcial o totalmente por las máquinas o el software. Esta posibilidad, aunque no nos preocupe, es importante que nos preparemos para ello.

Para mí, la forma de prepararse para este «cierto» futuro es vivir en modo «aprendizaje constante». Esto nos ayudará, además de para saber más cosas, a tener la mente activa y preparada para asimilar las nuevas situaciones. Situaciones a las que sin duda nos vamos a encontrar.

¿Se te ocurre otra forma mejor de estar preparad@?

Categorías
Off-topic

Taller #REDCA9: Tal vez una pérdida de tiempo

“Hay calendarios y relojes para medirlo, pero eso significa poco, porque todos sabemos que, a veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otra, en cambio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora.” Momo, Michael Ende

Ha tenido lugar el noveno taller #REDCA. En esta ocasión nos reunimos en la sede de TeamLabs, aprovecho para agradeceros vuestra hospitalidad ¡Gracias Arantza, Cristina y Félix por abrirnos las puertas y cuidarnos tan bien!

Es curioso que, aunque hablamos y debatimos sobre múltiples temas, fue una frase la que ha marcado mis reflexiones sobre lo ocurrido en este encuentro.

La frase en cuestión la dijo Manel Muntada como respuesta al hecho de que no éramos capaces de seguir el orden del día. Manel comentó que el motivo por el que no éramos capaces de seguirlo era porque teníamos temas no resueltos. Temas como una inflamación, que aparecía reunión tras reunión y que él mismo se había trasladado hasta Madrid, a sabiendas de que iba a «perder el tiempo» en el sentido en que no seguiríamos el guion.

Esa frase provocó en mí una reacción emocional inmediata. Esta reacción me hizo verbalizar de forma automática algo parecido a: “Yo no siento que esté perdiendo el tiempo”.

Pero ¿perdí realmente el tiempo en el último encuentro de #redca?

Por una parte, siento que fueron pocos los resultados tangibles obtenidos, sobre todo si los comparo, por ejemplo, con el número de temas que «se cierran» en unas jornadas de OPTIMA LAB.

Y, a pesar de esto, tengo que decir que siento haber pasado un tiempo muy provechoso. Y lo creo porque, en lo referente a #redca, se han tomado decisiones que intuyo tendrán un impacto muy positivo (os comparto las notas #redca madrid 9_2 que Nacho Muñoz tomó del encuentro). Pero, sobre todo, porque a nivel personal, el fin de semana ha estado cargado de aprendizajes.

Paso a enumerar algunas de las cosas que me llevé gracias a lo que observé, escuché, intuí y me hicieron sentir los miembros de #redca que estuvieron conmigo en este noveno encuentro:

  1. Alberto Barbero: Me recordó que para ser y hacer con sentido hay que tener claridad sobre el propósito de las cosas.
  2. Amalio Rey: Me enseñó a ver #redca con más claridad gracias a la idea de aproximarnos a la red desde los tres vértices de un triángulo: «identidad» «comunidad de aprendizaje» y «proyectos».
  3. Ana Rodera: Me hizo ver que es una buena estrategia usar herramientas sencillas que permitan a las personas trabajar de forma colaborativa fácilmente sin necesidad de sacar todo el partido a la tecnología.
  4. José Miguel Bolívar: Me recordó la eficacia de mantener siempre alerta a nuestro sentido crítico para así poder afrontar nuevos retos con mejores estrategias.
  5. Julen Iturbe: El valor del compromiso con nosotros mismos y con los resultados que queremos alcanzar.
  6. Manel Muntada: Me ha hecho pensar sobre la importancia de la autoimagen y la autorreflexión como motor de crecimiento personal.
  7. María Jesús Salido: Me resultó muy inspirador intuir en ella un fantástico equilibrio entre aprendizajes del pasado, trabajo en el presente y mirada a futuro.
  8. Naiara Pérez: Me mostró que hay estrategias que funcionan siempre. Enfrentarse a cada proyecto con seriedad, humildad, rigor y «el curro que haga falta» es una de esas estrategias.
  9. Nacho Muñoz: Me ha mostrado que en nuestra mano está caminar por senderos que nos hagan crecer.

Muchas gracias a todas y a todos por hacer de este encuentro un espacio para perder el tiempo de forma muy provechosa. Espero que nos veamos en la próxima.

Categorías
Crónicas

X Jornadas OPTIMA LAB: Un proyecto imparable

Estas son mis crónicas sobre las X Jornadas.

“Cada uno hace su camino, en función de sus intereses, sus valores, su experiencia, su capacidad para utilizar la red.” Manuel Castells

Una de las cosas que más sorprende a algunas personas cuando les hablo de cómo trabajamos en OPTIMA LAB es el hecho de que lo hacemos habitualmente de forma remota. Pero, aunque en nuestro día a día trabajamos a distancia y nos comunicamos mayoritariamente por Slack, Telegram y Zoom, nos gusta reunirnos periódicamente y celebrar unas jornadas de trabajo presenciales en las que aprovechamos para avanzar en multitud de temas y, además, hacer algún tipo de actividad formativa para mejorar nuestras competencias profesionales.

Hace poco disfruté de uno de esos encuentros presenciales. Los días 11, 12 y 13 de enero, en el Palacio de los Infantes en el Eurofórum, tuvieron lugar las X Jornadas OPTIMA LAB.

He pasado tres intensos días junto a José Miguel Bolívar, David Sánchez, Cruz Guijarro y Jordi Fortuny, en los que además de trabajar hemos dedicado dos tardes completas a nuestra formación.

Se trataron múltiples asuntos de diferente índole. Cerramos un montón de temas y avanzamos mucho trabajo. Me gustó especialmente el comienzo de la reunión, cuando recordamos la razón de ser de OPTIMA LAB. Hablamos sobre los orígenes de la red, tomamos conciencia de dónde estamos y José Miguel volvió a poner sobre la mesa su visión sobre el futuro de nuestra red. Hacer esto marcó para mí el resto de las jornadas y me ayudó a ganar perspectiva.

En lo referente a la formación, la primera tarde la pasamos con la adorable y excelente comunicadora Mónica Galán, aprendiendo muchísimo de lo que nos decía e infinito con lo que nos mostraba con su impecable y magistral puesta en escena.

La segunda formación nos llegó de la mano del interesante y polifacético David Barreda, quien nos mostró la ciencia y el arte que se esconde en la creación y facilitación de cualquier proceso formativo.

Muchísimas gracias a los dos por vuestra profesionalidad y vuestro cariño. Sois, en gran medida, los responsables de que estas Jornadas hayan tenido en mí un gran impacto tanto a nivel personal como profesional.

Por otro lado, no quiero terminar este post sin mandar un fuerte abrazo a AJ, Jero y Jesús, que como probablemente sepas, ya no forman parte de parte de OPTIMA LAB, y desearles lo mejor del mundo en sus proyectos actuales.

Solo me queda por decir que cada vez me siento más agradecida por formar parte de este proyecto. Un proyecto que a día de hoy me parece imparable.

Categorías
Crónicas

#CaféyProductividad: Mi punto de vista

El pasado sábado 21 estuve en el CaféyProductividad de Otoño 2017.

Este evento, que organizan Jeroen Sangers, Jordi Sánchez y Daniel Aguayo desde hace años, se celebró en esta ocasión en Madrid, en las fantásticas instalaciones de Liferay.

Pasé una productiva mañana de sábado disfrutando con la conversación que mantuvimos los 10 bloggers que nos reunimos para compartir nuestros puntos de vista sobre productividad y efectividad.

De forma animada, en este CaféyProductividad, cada uno de nosotros fuimos compartiendo y escuchando los distintos puntos de vista sobre tres temas. Puedes leer sobre lo que allí se dijo en la crónica que ha escrito Vanesa Tejada. Mi intención en este post no es contar lo que allí se dijo, sino compartir mi punto de vista sobre los temas que allí se trataron.

Estrategias que pueden ayudar a que las personas adquieran hábitos productivos tras una formación en productividad personal

Es importante ofrecer la posibilidad de realizar reuniones de acompañamiento para que las personas que quieren adquirir los hábitos sientan que no están solos, sino que cuentan con alguien que les puede ayudar a aclarar posibles dudas y con quien compartir sus experiencias y logros a lo largo de su camino de aprendizaje.

Por otro lado, también es importante facilitar material de referencia para que las personas puedan profundizar, a su ritmo, y ampliar la información adquirida en un curso.

Y, por supuesto, en relación con el aprendizaje concreto de la metodología GTD®, tengo que decir que si quieres tener la seguridad de que estas adquiriendo los hábitos y comportamientos correctos para usar GTD®, mi recomendación es que hagas formación oficial GTD®, la única formación que te asegura que es GTD® de verdad y no una interpretación más o menos acertada de la metodología.

Existen unos principios universales de la productividad/efectividad personal

Al margen de hacer una lista exhaustiva de todos ellos, mi respuesta es sí, sin ninguna duda, existen. Creo que todas las personas – TODAS – somos más efectivas, por ejemplo, cuando:

  • Trabajamos sin interrupciones, en espacios libres de distracciones
  • Prestamos atención a lo que estamos haciendo
  • Aprovechamos nuestra «energía mental»
  • Pensamos antes de hacer
  • Antes de hacer, definimos qué tenemos que hacer y cuándo estará hecho

En definitiva, aunque no haya ningún «manifiesto» al respecto – al lo menos que yo sepa – todas las personas experimentamos que mejora nuestra efectividad cuando actuamos de unas formas concretas. Los principios sobre los que se asientan esos comportamientos son precisamente los principios universales de la efectividad personal.

Objetivos: Cuál es el punto óptimo a la hora de definirlos

Sin entrar en los objetivos que nos vienen impuestos por agentes externos (estos llegan como llegan), para mí lo más importante a la hora de expresar un objetivo que yo me he marcado es que:

  • Me resulte motivador
  • Me dé información de lo que quiero conseguir
  • Tenga asociado acciones concretas para ejecutarlas en mi día a día

Cómo puedes ver, no necesito poner fechas que me angustien, ni machacar mi autoestima por no hacer lo que no he podido hacer.

Lo que sí hago es revisar mis objetivos periódicamente y observar la tendencia, es decir, si mis acciones me acercan o me alejan de ellos. También busco maneras que me ayuden a conseguir mis objetivos con una actitud positiva.

En resumen, los objetivos nos deben ayudar a tener la vida que queremos en lugar de convertirse en una fuente adicional de presión y frustración.

 

Para cerrar, os mando un fuerte abrazo tod@s los que allí estuvisteis y un especial agradecimiento a los organizadores del CaféyProductividad 2017 . Espero que volvamos a vernos.

Categorías
Metodologías

El propósito como herramienta de perspectiva global

Tener claridad sobre nuestro propósito es una herramienta de perspectiva global.

Cuando conoces tu propósito de vida, sabes el rumbo, percibes los límites que no debes sobrepasar, sabes para qué y por quién te mantienes en pie y lo que te hace sentir bien. Como diría Frank Sinatra, tienes certeza sobre cuál es la forma de vivir «a tu manera».

Hacer el ejercicio de concretar nuestro propósito, y poner en palabras «nuestra manera de vivir», nos ayuda tener claridad sobre las decisiones que tendremos que tomar en nuestro día a día, si queremos comportarnos de manera coherente con nosotros mismos.

Si quieres hacer el ejercicio de poner en palabras tu propósito, mi recomendación es que crees una frase que dé respuesta a estos asuntos fundamentales:

  • ¿Para qué haces lo que haces?
  • ¿Cuál es tu forma personal de hacerlo?
  • ¿Qué haces?
  • Y, ¿para quién lo haces?

Tradicionalmente he dicho que para buscar la respuesta a estas preguntas pensáramos en historias de nuestra vida que nos han hecho sentir auténtico bienestar y desde esas historias que nos hacen sentir bienestar destilar «el patrón», la pauta que está presente en todas las historias. Pero, después de una interesante conversación con Eugenio Moliní en el Gait Co-lab 2014, creo que, en ocasiones, para poder dar respuesta a estas tres preguntas hay que buscar en un lugar más recóndito, llegar hasta «nuestro dolor más profundo» y, a partir de ese dolor, buscar el valor y la energía para «vivir a nuestra manera», curando nuestro dolor y sabiendo que la mejor manera, posiblemente la única, es dejar de mirarnos el ombligo y hacer un uso positivo y creativo de ese dolor.

En mi experiencia, tener claridad sobre mi propósito es uno de los aprendizajes más valiosos de mi vida, aunque no creo que conocer nuestro propósito nos garantice que nuestra conducta sea más inteligente ni más acertada a ojos de la sociedad. Conocer nuestro propósito simplemente nos garantiza que conoceremos el rumbo hacia el que dirigirnos si queremos «vivir a nuestra manera».

En definitiva, conocer tu propósito de vida te dará claridad sobre quién eres, cómo eres y qué decisiones tomar para actuar con sentido y de forma coherente con tu manera de ser y de sentir. Es una herramienta de perspectiva global.